Querida Pascualina:

Querida Pascualina:

Esta mañana al despertar recordé que estaba cerca la semana santa y el viernes santo o Pascua para muchos o semana de turismo para mí ya que no me considero un católico devoto, digamos por tradición familiar. Más bien siempre he vivido esta fecha como un día de reunión y comida familiar dónde no faltaba el huevo de pascua de chocolate y las esperadas sorpresas que contenía en su interior.

Cuando era pequeño iba con mi querida abuela, una de las pocas católicas de la familia a comprar el ansiado huevo. Recuerdo con mucho entusiasmo y ternura cuando me dejó elegir un conejo enorme de chocolate envuelto en papel celofán transparente, lógicamente para compartir.

Como por desgracia mi abuela ya no está por lo que ya no me hace ilusión elegir el dichoso huevo pensé que haciendo honor al resto de mi familia que está lejos podía hacer un plato típico de mi madre para esos días vinculado a la Pascua y ahi te recordé a ti Pascualina, que tantos buenos momentos me has hecho pasar, recordé tu silueta, tu aroma y tu sabor.

Junto a un antiguo molino de Cartagena, te compongo poco a poco en mi mente, comienzo a recrearte en mi fogón y los recuerdos de mi tierra y el hogar regresan.

Los uruguayos en gran parte descendientes de italianos no nacemos con un pan bajo el brazo sino contigo, aunque eres de nacionalidad italiana te aceptamos como propia, te adoptamos y variamos a nuestro antojo pero respetando tu esencia.

Eres una madraza, siempre en tu interior llevas el huevo, símbolo de la vida por nacer, de ahí el huevo de pascua, que devino en huevos de chocolate pero que antiguamente eran huevos de aves de corral.

Eres vieja conocida en todo hogar, bar o restaurante, no hay autóctono o turista que haya llegado a nuestra tierra y que no te conozca, hasta el famoso Paul McCartney, en su visita a Uruguay en abril del 2012 tuvo el placer de conocerte quedando subyugado por ti.

Aquí les dejo mi remake, sin tapa a modo de tarta, quitándole los huevos duros de su interior que lleva la receta clásica y agregándole un trozo de queso fresco al relleno.

Espero que les guste, yo no puedo esperar a probarte.

Bon appétit¡¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s