Helado de vainilla al ron con avellanas y nueces caramelizadas

heldo de vainilla y ron copia

  Helado de vainilla de madagascar al ron con avellanas y nueces caramelizadas

Anuncios

Crème Brûlée, un remedio para el “mal de amores”.

Si hay algo que me gusta es este postre cremoso de textura lisa o fina que contrasta con esa fina capa de azúcar quemada  crujiente que hace crack al romperse.  Se puede servir templado o frío, a nivel personal y con estos calores la prefiero muy fría. Puede aromatizarse con vainilla o canela o darle otro sabor como a chocolate, cítricos o pistachos. También puede flambearse con algún alcohol como Cognac. Esta crema a mi entender es un placer para el paladar.

Si hay algo que me gusta es este postre cremoso de textura lisa o fina que contrasta con esa fina capa de azúcar quemada crujiente que hace crack al romperse.

Se puede servir templado o frío, a nivel personal y con estos calores la prefiero muy fría. Puede aromatizarse con vainilla o canela o darle otro sabor como a chocolate, cítricos o pistachos. También puede flambearse con algún alcohol como Cognac.

Esta crema a mi gusto es un placer para el paladar, un postre que cura cualquier corazón roto o herido.

 

Nougat Glacé

nougat glace copia

Cuando descubrí este dulce, el Nougat Glacé (crema o postre helado proveniente de la Provence) aluciné y pensé que lo debía hacer, con la llegada de los calores recordé a este postre, una especie de turrón helado que se funde en la boca generando una explosión de  sabores dado por el merengue italiano a la miel, la crema fresca batida, las frutas secas maceradas y confitadas y el nougatine, que hacen de esta crema un aflorar de los sentidos.

El nougatine es una mezcla candylike duro realizado a base de nueces, pistachos, almendras y avellanas con azúcar caramelizado que se tritura y se agregan a la crema brindando un sabor tostado y textura crujiente.

La miel es un ingrediente primordial, que también se encuentra en el turrón y que brinda ese sabor tan propio del mismo. La miel en el glacé turrón (tradicionalmente miel de lavanda) conforma el jarabe que posteriormente se agrega al merengue.

Además se agregan frutas en este postre, éstas se pueden secar y macerar o confitar. Yo opté por una mezcla de higos secos, dátiles y ciruelas pasas maceradas en Ron.

Para la presentación preferí un ganaché de chocolate negro y naranja confitada.

Otra opción de acompañamiento podría ser un coulis de frambuesa o de cerezas que le brindaría un toque ácido que puede quedar muy bien.