Crème Brûlée, un remedio para el “mal de amores”.

Si hay algo que me gusta es este postre cremoso de textura lisa o fina que contrasta con esa fina capa de azúcar quemada  crujiente que hace crack al romperse.  Se puede servir templado o frío, a nivel personal y con estos calores la prefiero muy fría. Puede aromatizarse con vainilla o canela o darle otro sabor como a chocolate, cítricos o pistachos. También puede flambearse con algún alcohol como Cognac. Esta crema a mi entender es un placer para el paladar.

Si hay algo que me gusta es este postre cremoso de textura lisa o fina que contrasta con esa fina capa de azúcar quemada crujiente que hace crack al romperse.

Se puede servir templado o frío, a nivel personal y con estos calores la prefiero muy fría. Puede aromatizarse con vainilla o canela o darle otro sabor como a chocolate, cítricos o pistachos. También puede flambearse con algún alcohol como Cognac.

Esta crema a mi gusto es un placer para el paladar, un postre que cura cualquier corazón roto o herido.

 

Anuncios

Una respuesta a “Crème Brûlée, un remedio para el “mal de amores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s